RSS Español Catala English

www.albasud.org Contacto

Suscribete a nuestro boletín

Conferencia | Turismo Responsable | Brasil

27-11-2019

Exceso de trabajo en cruceros

Angela Teberga | Alba Sud

Intervención en la Audiencia Pública de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) del Senado de Brasil el 25 de noviembre sobre condiciones de trabajo en los cruceros.


Crédito Fotografía: Agencia Senado.

El pasado 25 de noviembre de 2019 la Comisión de Derechos Humanos (CDH) del Senado de Brasil realizó una audiencia pública sobre las condiciones de trabajo en los cruceros. Fue promovida por el senador Paulo Paim (PT-RS), presidente de la CDH, y contó con las intervenciones de Paulo Régis Machado Botelho, Juez del Tribunal Federal de Trabajo de la 7ª Región, Gláucio Araújo de Oliveira, fiscal regional del trabajo, y Angela Teberga de Paula, profesora de turismo en la Universidad Federal de Tocantins y colaboradora de Alba Sud, y de quien reproducimos sus palabras.

 

Buenas tardes a todos.

Saludos a los colegas presentes en nombre del Honorable Senador Paulo Paim, un parlamentario incansable en la lucha por los trabajadores, a quien felicito por la solicitud de esta audiencia pública, que demuestra ser siempre sensible a las demandas sociales.

También quiero saludar y hacer una mención especial al Honorable Juez Paulo Regis, quien tiene una de las frases más brillantes que conozco sobre el cumplimiento de la legislación laboral brasileña en el caso de la tripulación de cruceros brasileña.

Me gustaría también destacar la presencia del ilustre profesor de la Universidad de Brasilia, el Dr. Sadi Dal Rosso, sin lugar a dudas el principal estudioso de las jornadas laborales en Brasil y en toda América Latina. Es un honor para mí, y ciertamente para todos los presentes en este comité, tenerte hoy en esta ocasión.

Por último, pero no menos importante, saludos a la tripulación y ex-tripulantes de cruceros presentes y quienes nos ayudaron virtualmente. En particular, a aquellos que me han dado entrevistas en los últimos dos años.

Y también a toda la Junta de la Organização de Vítimas de Cruzeiros (OVC): Rosângela Bandeira, José Bandeira, Márcio Castelo Branco y Alexandre Frasson, quienes desafortunadamente no pudieron estar presentes, pero fueron quienes exigieron esto en las audiencias previas de 2012 y 2013. Siempre incansables en la lucha por derechos de los miembros de la tripulación desde 2010.

Soy profesora en la Universidad Federal de Tocantins y hoy vengo a hablar sobre mi investigación doctoral, ahora en fase conclusión, sobre las condiciones de trabajo de la tripulación brasileña en cruceros.

Decidí interrumpir esta investigación para poder hacer este discurso hoy. Como las autoridades que me sucederán en esta audiencia son todos juristas, he elegido presentar algunos hallazgos de mi investigación doctoral que se relacionan con las horas de trabajo en los barcos. Por lo tanto, no discutiré las implicaciones y los problemas legales o jurisprudenciales de esta relación laboral.

Comienzo diciendo que la lucha por el trabajo decente, un término utilizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre la clase trabajadora en Brasil y el mundo está fundamentalmente limitada por las horas de trabajo. La bandera histórica de la clase obrera, desde las primeras revoluciones industriales hasta la actualidad, es fundamentalmente la limitación de la jornada laboral. Me refiero a jornadas de 40 horas por semana y 8 horas por día, incondicionalmente, incluso para casos de naturaleza atípica. Esto tiene una razón de ser fundamental. Hay muchas razones históricas, técnicas y legales para esta defensa, pero quiero enfatizar en este discurso la cuestión de garantizar el derecho del trabajador a la salud y a la vida. El derecho del trabajador a la salud implica necesariamente el respeto a la limitación de la jornada, como resultado de la dignidad humana y el valor social del trabajo.

Fuente: Agencia Senado.

Los datos de mi investigación son el resultado de una investigación académica, que fue tratada con toda la seriedad y rigor científico que se requiere. Realicé 30 entrevistas en profundidad con varios miembros de la tripulación de cruceros (incluidos los trabajadores que fueron rescatados en condiciones de esclavitud en Salvador en 2014) y apliqué poco más de 100 cuestionarios entre tripulantes y ex-tripulantes de cruceros.

A partir de la aplicación de los cuestionarios, fue posible visualizar cómo se produce el modus operandi de las horas de trabajo en los barcos. Y confrontar con lo que aparece en la literatura. Varios autores nacionales e internacionales afirman que las jornadas de los miembros de la tripulación varían entre 10 y 14 horas diarias. Cito aquí al canadiense Ross Klein, que después de décadas de investigación afirma que las horas trabajadas de promedio son 100 horas/semana. Klein afirma que "básicamente, los cruceros modernos se parecen a una sweatshop". No existe tal término en nuestro idioma. Su traducción literal sería "fábrica de sudor". Es un término despectivo para los lugares de trabajo cuyas condiciones son muy precarias y socialmente inaceptables. Del mismo modo, la ONG inglesa War on Want, una organización activista en defensa de los derechos humanos y la erradicación de la pobreza, ha publicado una analogía con el término “sweatship” (navíos de sudor), en referencia a los cruceros de lujo.

Básicamente, mi investigación confirma lo que se predice en la literatura. Así encontré que:

· El 54% de los encuestados dice que trabaja más de 11 horas al día, el 22% más de 10 horas todos los días.

· El 93% de los encuestados trabaja 7 días a la semana y nunca ha tenido un día libre ininterrumpido de 24 días.

· El 74% dice que su salud o seguridad se ve amenazada debido al trabajo en el barco.

· Más del 80% dice que ha tenido un accidente de trabajo que involucra inflamación de articulaciones o tendones o inflamación muscular.

· El 89% de los encuestados han trabajado antes de estar enfermos. En promedio de 1 a 5 días.

Es importante decir que esta investigación se realizó con miembros de la tripulación que trabajan desde 2016 hasta el presente, lo que muestra la actualidad de los datos recopilados.

De las entrevistas en profundidad, fue posible conocer los detalles de las situaciones individuales de cada miembro de la tripulación. Algunos llaman mucho la atención por el nivel de precariedad de la relación laboral. Hay informes de diversas enfermedades, tanto físicas como mentales. En algunos casos, como las quemaduras alérgicas y las alergias al tacto, podrían haberse evitado con el uso de EPI [Equipo de Protección Individual].

En otros casos, más o menos graves, también fue posible verificar el vínculo causal entre el exceso de trabajo, junto con la falta de atención médica, la aparición de enfermedades o un accidente laboral. Estos son casos de hernia discal, tendinitis, derrame del túnel carpiano, dolor lumbar y polineuropatía, por ejemplo.

Hay casos más graves, y aquí menciono solo dos: 1) un miembro de la tripulación que hoy usa una sonda de vejiga debido a largas jornadas de trabajo sin poder ir al baño; 2) dos jóvenes tripulantes, menores de 30 años, que se embarcaron con un diagnóstico de pre-diabetes, pero debido a la intensa carga de trabajo y la dieta inadecuada, su condición empeoró rápidamente hasta ser diagnosticados con diabetes, que ahora les hace dependientes de la insulina.

Fuente: Agencia Senado.

Me gustaría informar brevemente el caso de la camarera Fabiana Pasquarelli. El caso de Fabiana se hizo ampliamente conocido en 2012 debido a un brote del virus H1N1 en los cruceros esa temporada. Incluso fue motivo de una audiencia en esta casa. Al parecer, Fabiana contrajo el virus y trabajó durante unos días enferma. Aun así, el médico del barco atestiguó que Fabiana estaba en condiciones de trabajar. Incluso vomitando y con fiebre alta, siguió trabajando. La llevaron a un hospital privado en la ciudad de Santos y, en menos de 12 horas, Fabiana murió.

La hermana de Fabiana me dio una entrevista muy emotiva y aquí reproduciré su testimonio: “No tenía 24 horas libres. Trabajó 196 días sin un día completo, sin 24 horas libres. Tenía 2 horas de descanso y volvía a trabajar otras 6 horas; trabajó más de 8h, descansó 3h. Una chica de 30 años sin patología alguna, nada. 8 meses en el mar. Antes de esos 8 meses ella ... [realizó] todos los exámenes [y] nada. Tanto es así que en la muerte no hubo patología que dijera: «no, eso fue todo». Su muerte fue gripe común. Es decir, lo que la condujo exactamente al agotamiento. Ella fue hasta el límite".

Mi objetivo como investigadora del turismo es tratar de problematizar, reflexionar y proporcionar una discusión adicional sobre cómo la normalización de las largas horas de trabajo ha afectado a los trabajadores. Solo quiero señalar esto: el exceso de trabajo te enferma, y ​​al final el exceso de trabajo puede conducir a la muerte, como sucedió con Fabiana.

Me gustaría terminar mi discurso diciendo que yo, como profesional del turismo y profesora universitaria de turismo, no tengo ni pretendo reproducir una visión maniquea de estar a favor o en contra del turismo de cruceros en Brasil. Debe considerarse que el mercado laboral en este sector sigue siendo una oportunidad muy importante para los jóvenes brasileños, especialmente en el momento en que estamos viviendo de estancamiento económico, alto desempleo y reducción salarial. Lo que sostengo es que es necesario y urgente cuestionar qué calidad de trabajo estamos ofreciendo a estos jóvenes trabajadores. Qué calidad de trabajo estamos ofreciendo a tantas Marys y a tantos Josés, y qué calidad de trabajo ha ofrecido el país a Fabiana Pasquarelli y a otros tripulantes que lamentablemente terminaron sus vidas a bordo.

Muchas gracias por su atención.

TURISMOS(S) Y TRABAJO(S) EN BRASIL

El blog de Angela Teberga de Paula

El descubrimiento de las condiciones precarias de trabajo en el sector turístico ha generado en mi una profunda inquietud moral sobre mi posicionamiento, como brasileña, turista, turismóloga, profesora, investigadora y militante. A partir de ese lugar desde el que hablo, discuto en este blog cuestiones sobre la precarización del trabajo turístico en Brasil, desde la perspectiva de los trabajadores y trabajadoras de la cadena productiva del turismo. Los destinos turísticos brasileños, aunque tan deseados por el público doméstico e internacional, han sido testigos de relaciones sociales de explotación laboral, a través de jornadas exhaustivas, bajísimos salarios y violación de derechos.

Ir a blog »

Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada
Webdesign: IBIS Servicios Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons.